Ubu Roi: el reinado de Cheek By Jowl

Ubu Roi de Alfred Jarry
Teatro María Guerrero, 27 de septiembre 2013

¿Mi reino por un caballo? Foto: Johan Persson

¿Mi reino por un caballo? Foto: Johan Persson

Preguntados ayer Declan Donnellan y Nick Ormerod en el encuentro con el público previo a la función, ponían el dardo en la diana de Ubu Roi al explicar que: 1) la elaboración de sus montajes siempre empieza por diseñar el espacio -físico y psicológico- y de ahí surge lo demás. 2) ellos no ‘mueven’ a los actores sino que crean una atmósfera que no bloquee su movimiento personal y 3) no eligen las obras por su actualidad política y social sino que es lo que ocurre en la política y la sociedad lo que carga de sentido las obras que escogen. Ya en la butaca del María Guerrero, vemos que esas certeras ideas se trasladan transparentemente a su trabajo sobre el escenario.

Un matrimonio yasminareziano recibe a sus amigos a cenar. El hijo adolescente de la pareja graba en su videocámara hanekiana el transcurso de la velada. A saltos entre esas dos dimensiones paralelas se desarrolla toda la locura épica y satírica de Ubú Rey, a la vez juego infantil y parodia de Macbeth (y aquí Cheek by Jowl tiene fácil acudir a su acumulada sabiduría shakespeariana). Donnellan y Ormerod han hallado cuidadosamente el doble y triple sentido de cada objeto de la casa; dominan el fueracampo -visual y sonoro- del resto de estancias y también del patio de butacas. Crean espacios con la luz y el color; narran con el sonido: música, ruidos, voz humana en distintas gradaciones. Lo determinante de esta imponente exhibición de recursos es su plena organicidad: todo surge del texto de Alfred Jarry, mimado palabra a palabra.

El placer de escuchar la obra en el idioma en que fue escrita se multiplica por mil gracias al intenso trabajo del magnífico sexteto protagonista, con mención destacada para Christophe Grégoire y Camille Cayol como Père y Mère Ubu. La meticulosa preparación previa del grupo se transforma sobre las tablas en gozosa libertad interpretativa. Qué dominio corporal de todos: la voz, la mirada, el gesto, el movimiento, la atención al otro, los cambios de ritmo e intensidad constantes. Muy laboriosamente, le dan toda la vida a un texto que, en las manos equivocadas, nos llegaría caduco y pieza de museo. Sin duda acaban su tour de force colectivo de cada noche tan agotados como satisfechos y felices dejan al público.

Este Ubú Rey de Cheek By Jowl se sigue, se disfruta y tiene mucho que decir aquí y ahora. En sociedades tan altamente politizadas como la española, los responsables de lo que ha pasado no son los banqueros, los jueces, las fuerzas de seguridad, etc. El único responsable de todo es siempre el poder político. La palabra descerebrar concentra esta idea. Ubú asesina desmenuzando la materia gris de sus contrincantes, batidora en mano. Muerte por descerebración es un diagnóstico bastante preciso de lo que está ocurriendo en nuestro país. Cuando el poder lo ha logrado, ya tiene carta blanca perenne para sus desmanes mientras los ciudadanos nos dedicamos a las tranquilas cenas con nuestros amigos en las que no tiene valor ni una sola de las palabras que decimos.
Dispongámonos, pues, a cenar esperando, eso sí, la próxima visita de la Corte Cheek by Jowl y su conmovedora belleza teatral.

Anuncios

Un pensamiento en “Ubu Roi: el reinado de Cheek By Jowl

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s