De espadachines y futurología

Como dije al comienzo de mi repaso a lo mejor de 2012, con el nuevo año le lavo la cara al blog para convertirlo en diario rápido de un ajetreado espectador de teatro. Comienzo con la primera cita del año.

Cyrano de Bergerac, de Edmond Rostand
Teatro Valle-Inclán, 2 de enero 2013

critica de la obra de teatro cyrano de bergerac de la perla 29

Marta Betriu y Pere Arquillué. Foto: Bito Cels/La perla 29

Ayer me declaraba admirador confeso de La Perla 29 y su memorable Incendis. Soy de los que disfrutaron con el trabajo de Pere Arquillué como el cínico y sadomasoquista George de ¿Quién teme a Virginia Woolf? (aunque bastante más en Barcelona que en Madrid). Sin embargo, no he conseguido entrar en esta propuesta de Cyrano. Busco razones. Por un lado -que Molière y Flotats me perdonen- siento cierta aversión a los gustos teatrales franceses: su pasión por las farsas cómicas, su amor por la Comedia de boulevard de Sacha Guitry y compañía, esos vodeviles pseudointelectuales que a veces nos llegan… Y en este grupo también incluyo el falso clásico de Rostand en forma de comedia de espadachines. Por otro lado, en ningún momento de la representación sentí el amor de Cyrano por Roxana, ni el de ella por Cristián, que dan pie a la historia. Tampoco me ayudó a degustar el esfuerzo con el texto por parte de Arquillué una versificación que hace rimar Bergerac con crack, la verdad.

Futurología teatral (1)
Mirando la programación de enero, empiezo a anotar montajes que me gustaría ver: Deseo. Escrita y dirigida por Miguel del Arco. Desde 18 ene, Alcazar.//Maridos y Mujeres de Woody Allen. Sale Israel Elejalde. Desde 17 ene, La abadía.//Las huérfanas. Miguel Albaladejo escribe teatro. Con Jorge Calvo y José Martret. Desde 10 ene, La casa de la Portera.//El malentendido. Un Camus con Ernesto Arias y Julieta Serrano. Desde 29 ene, Valle-Inclán.//Yerma. Lorca dirigido por Narros. Desde 11 ene, María Guerrero.//La rendición. Desde Microteatro al CDN; con Isabel Stoffel. Desde 18 ene, Sala de la princesa.//La realidad. Sale Fernanda Orazi. Desde 9 ene, Fernán Gómez.//El lindo Don Diego. Dirige Carles Alfaro. Desde 19 ene, Pavón.//Perversiones sexuales en Chicago. De David Mamet. Desde 18 ene, Lara.//La extravagancia y La independencia. Doble sesión de Spregelburd. Desde 5 ene, Azarte//Peceras. De Carlos Be. 15 y 22 de enero. Hall del Lara.//Sé de un lugar. Recomendación de la #postfunció barcelonesa. 25 y 26 ene, Corral de Comedias de Alcalá.

Impresiones teatrales 2012 (Parte 3)

Qué mejor modo de estrenar noviembre que asistir al Don Juan Tenorio alternativo de la Plaza de la Cebada. Montaje casi callejero con fantásticas escenografías y festivo ambiente contagiado al numeroso público.//Esta vez, sí. En su segunda incursión del año en Madrid, Declan Donnellan venció y convenció. La primera parte de Las tres Hermanas del Teatro del Arte de Moscú era excelente. La segunda, verdaderamente espectacular. Casi se podía haber llamado la obra Masha, dado el extraordinario trabajo de Irina Grineva dando vida a la mediana de las Prozorov. Un Chejov para recordar.// De Doña Perfecta, carta de presentación de Ernesto Caballero al frente del CDN, me quedo con el magnífico trabajo del siempre obligatorio Israel Elejalde: voz y gesto constantemente precisos a lo largo del progresivo descenso al abismo del galdosiano Pepe Rey. Le acompaña, con gran acierto, Lola Casamayor.//Nueva cita con el ciclo Una mirada al mundo en el Valle Inclán. El Bob de Anne Bogart resulta ser un ejemplo magistral de Solo play a la americana que se apoya en la exhibición interpretativa de un Will Bond con perfecto dominio de sus capacidades expresivas.//Otro montaje genial que recupero en este 2012 y en uno de los pequeños teatros más bonitos que he visto, el Corral de Comedias de Alcalá de Henares. De Los ojos de Pablo Messiez me fascina ese mundo y estilo tan especial de su autor que no teme saltarse las normas de la lógica para ofrecernos instantes congelados de pura emoción y hacer poesía de la disfuncionalidad. Qué decir de su talento para brindarnos grandes actrices en estado puro: si maravillosa está Marianela Pensado dando vida a esa niña que le reza a su virgencita de Famosa, sin duda lo mas poderoso de Los ojos es ese torbellino de sentimientos y verdad en que se convierte Fernanda Orazi ante nuestros ojos. Su Natalia es un desamor andante, con maleta y sin mechero, que impacta al espectador. Conviene ir preparados.//Poderío también el de Tomás Pozzi que recibe en el Hall del Lara con Las flores pa los muertos: sinceridad envuelta en carcajadas con un toque bizarro a lo Tennessee Williams y apabullante bajada de escaleras que envidiaría la mismísima Lina Morgan.

Ya en diciembre, y temiéndome que no se estrene a Madrid, cojo el AVE a Lleida, ida y vuelta, para no perderme el renombrado Incendis de la Compañía La Perla 29. De qué modo tan inteligente lanza inmediatamente Wajdi Mouawad a sus personajes en busca de la verdad. Y qué conmovedoras interpretaciones de Clara Segura y Julio Manrique. Junto a ellos vamos recorriendo un camino que hace presente el pasado, cercano lo lejano y vivo lo muerto. Oriol Broggi hace justicia a esta tragedia épica a escala humana con una puesta en escena a lo Brook. Cada pequeño gesto abre la puerta a otra nueva realidad, en un juego constante de espacios, tiempos y puntos de vista. Vuelvo de Lleida enamorado de Mouawad y de La Perla.//En La Abadía llena El diccionario, bien construido biopic de María Moliner que nunca oculta su estructura y lenguaje mainstream. A los pocos minutos ya la veo estrenada en Broadway o en el West End (con mecanismo, eso si, que haga subir y bajar automáticamente el atril). Triunfaría allí, como lo ha hecho aquí, gracias a la exhibición de Vicky Peña en plan Jessica Tandy.//Grata sorpresa en el Garaje Lumiere con Dos en la ciudad de un Antonio de Cos que parece discípulo de Sanzol. Me gusta mucho el texto bien escrito de esta comedia episódica de parejas y sonrisas en la que se mezclan localizaciones americanas con surrealismo español; como si Nora Ephron sirviera cosmopolitans a la otra generación del 27.//Gracias a la residencia temporal que los Teatros del Canal ofrecen al equipo de La Guindalera puedo concluir este repaso a mis mejores experiencias teatrales de 2012 con su exquisito montaje de La larga cena de navidad de la que, entre otras cosas, me admira el trabajo conceptual de Juan Pastor en la dirección. Pequeña obra para ver y repetir: un diamante es para siempre.